'Point Break (Sin límites)' - Sin riesgos

01.01.2016 21:54



No me lo había planteado demasiado hasta ahora. ¿Cómo debe ser elegir y enfocar un proyecto en la industria del séptimo arte? Es decir, sin pensarlo demasiado, puede parecer fácil, pero ¿Realmente lo es? Cuando cómo productor uno pregunte al espectador si queremos que nos traigan algo nuevo, la respuesta será un "Oh si, por supuesto, ¡Nuevo!" con el televisor encendido proyectando imágenes de la decimosexta edición de Gran hermano y, con la mano en el móvil comentando en cualquier red social la basura que es los nuevos 'Cuatro fantásticos', que todavía no habremos visto, por supuesto. Y si preguntamos, ¿Queréis que sea espectacular? ¿Muy espectacular? Volvamos a responder "Oh si, por supuesto, ¡Espectacular! ¡Muy espectacular!" mientras comentamos a nuestros compañeros lo espectacular y bien hechas que están la nueva de 'Mad Max' y 'Los Vengadores 2', pero que, en caso de elegir, lo sientes por el de Max.


Y se podrían seguir formulando preguntas, y prácticamente todas tendrían esa respuesta del sí, por supuesto, que realmente la mayoría de veces ni la pensamos, sentimos o valoramos, simplemente, se responde por parecer la más lógica y correcta... y con la que mejor quedar, especialmente si nos encontramos junto a un grupo de personas. ¿Qué vamos a pedirle a Hollywood, si no sabemos ni lo que queremos nosotros cómo espectadores? Imagino, que ante éste tipo de dudas que la misma industria se hace, salen cómo respuestas ésta multitud de cintas que beben del mismo patrón de corte o, directamente, optando por la -aparentemente- opción más cómoda del remake, cómo es el caso de la que nos ocupa, 'Point Break (Sin límites)', cuyo título original es idéntico al que mantuvo su original en su país natal, mientras que aquí en la península, la conocimos cómo 'Me llaman Bodhi'. Una cinta modelada con uno de los patrones básicos de producciones americanas, que sufre del efecto esto-ya-me-lo-han-contado, sin la necesidad implícita de ponerse a comparar con su original.


Las comparaciones son odiosas, y por más que sea lo fácil y prácticamente inevitable, acabamos cayendo. Ésta nueva versión pone parte de su empeño por conservar la esencia básica por la que es recordada pero intentando huir constantemente de realizar un simple calco, algo que no tiene que ser por definición ni bueno ni malo, y que, en todo caso, se deberá valorar en su resultado final junto al resto de elementos que dan forma a la película. Consciente de ésta parte, tenemos una trama en la que se pierde el tiempo indispensable -o incluso menos- llevándonos lo más rápido posible a las escenas por las que la producción si llega a disfrutarse en pantalla grande, con varias secuencias rodadas de manera impresionante y con altas dosis de adrenalina, que bien podrían servir para promocionar las mejores salas de cine mega-imax-sens con atómo visión y sonido Dolby color surround, televisores 15K con un trillón de colores elevado al infinito, o hasta directamente, monedas de céntimo a precio de euro.


Y es que, aunque cómo película de entretenimiento cumple, no es su condición de Remake lo que no la hace despegar, si no su acomodamiento en las pautas genéricas del cine de acción general, -algo ilógico si tenemos en cuenta que cántico que mueve la cinta es la de llevarlo al límite- que la convierte en un pasatiempos tan efectivo cómo seguramente olvidable, aunque, que sabré yo de esto cuando una de las sagas actuales más longevas y recaudadoras del panorama actual nació con una primer película que bien también podría haberse considerado un remake de ésta misma: 'A todo gas (The fast and the furious)'. ¿Quién lo iba a decir? Dicho sea ya de paso, y dejando los coches a un lado, la nueva 'Point Break' no llega precisamente en un momento en el que el viento vaya a jugar a su favor, cosa que quizás los otros dos títulos comentados si pudieron tener -la verdad es que lo desconozco- pues los grandes títulos que ya rondan las carteleras y la inminente ola de producciones de alfombra roja que están por llegar pueden llevarse éste título a lo más profundo del mar de los recuerdos.


Nota: 6.25/10